Dietario: “The Duke of Burgundy” (Peter Strickland, 2016)

the-duke-of-burgundy

Un mundo sin hombres. Una pareja de mujeres que mantiene una relación sadomasoquista en la que los papeles de dominada y dominante están perfectamente delimitados. O no, porque es la dominada quien imagina el guión, escoge la vestimenta y mide los tiempos de todas las humillaciones que desea, que gusta sufrir. Una relación asimétrica que nos desvela, poco a poco, con sutilidad perfectamente medida, cómo agota a quien debe dominar. Fuera de esas complejas pero repetitivas puestas en escenas del deseo y de la intimidad que las rodea sólo tenemos acceso a la pasión con la que ambas mujeres se dedican al estudio y el coleccionismo de polillas y gusanos, compartida con las asistentes a la sociedad de conferencias dedicada a este tema que frecuentan. Todo ello escrito y rodado por Peter Strickland como si fuese una más —pero una de las mejores— películas eróticas de autor que se rodaron en los años sesenta y setenta por toda Europa. Toda la historia atrapada en un ejercicio de estilo de erotismo sutil y elípsis perversas, acompañada por una banda sonora de susurros y detalles de pop barroco. Continue reading

¡Consumamos alta visualidad!: “High-Rise” (Ben Wheatley, 2016)

Ben-Wheatley-High-Rise

 

Ir al cine para ver una novela revela, cuando menos, una incomprensión profunda del funcionamiento de ambos medios, de su temporalidad y de la forma con que nos presentan su pensamiento. Lo que me llevó a High-Rise (Ben Wheatley, 2016) no fue, por tanto, el (imposible) deseo de ver la novela de J. G. Ballard tras haberla leído, sino el interés por  experimentar una nueva película de Ben Wheatley, un director que ya desde los títulos de crédito de su primer largometraje mostró poseer un intenso sentido estético de la imagen cinematográfica.

Continue reading