Dietario: Simon Reynolds

Blissed Out

 

Releyendo Blissed Out. The Raptures Of Rock (Serpent’s Tail, 1990), el primer libro de Simon Reynolds, y con apenas el primer capítulo —escrito en 1988 y dedicado a Morrissey y el significado de The Smiths en el pop contemporáneo— terminado, llama la atención el modo en que en estas páginas se traza el boceto de las ideas centrales de la carrera de Reynolds como crítico cultural. Continue reading

Dietario: Lorde, “Green Light” (2017)

La primera impresión de “Green Light”, el nuevo single de Lorde, da que pensar. ¿Nos equivocamos la primera vez que la escuchamos? Es como si hubiésemos oído sólo notas alternas, leyendo en esas melodías incompletas toda una tradición de pop electrónico post punk dirigido a adolescentes. Como si nuestros oídos se hubiesen cerrado a las notas que remitían al pop de consumo más intrascendente que derivó de aquel núcleo experimental.  Continue reading

So far, so good 2016: Tegan and Sara – Love You To Death

tegansara

En Love You To Death cada teclado, cada ritmo secuenciado, la producción de cada estribillo, parece salir de un éxito de melodrama tecno pop de los años ochenta. Como imágenes recortadas en el pasado y conservadas en un libro de recuerdos que se vuelve a consultar hoy o ejercicios caligráficos realizados en la adolescencia a partir de una cartilla de grafía romántica (ese título…), sus canciones parecen en una primera escucha citas de un pasado musical cuyo brillo tratan de revivir sin ironía.

Continue reading

Todos somos pioneros en el salvaje oeste virtual: Una nota sobre “Westworld” (2016)

westorldfallout4westworldtv

Como Mr. Robot, la otra gran serie de la televisión norteamericana dedicada a imaginar nuestro futuro inmediato, Westworld lleva todas sus influencias a la vista. De todas ellas, la película original, escrita y dirigida por Michael Crichton en 1973, es la menos notable. Crichton inició en ella una reflexión sostenida, si bien algo banal, sobre el potencial de peligro del encuentro entre consumo, ocio industrializado y desarrollo científico y tecnológico, que continuó en películas como Looker (1981) o Runaway (1984), y finalmente en su novela Jurassic Park (1990). Sin perder de vista su relato de origen, Jonathan Nolan y Lisa Joy, responsables de la conversión del concepto original en serie de televisión, prefieren explorar las sugerencias de otras líneas de la ciencia ficción más contemporánea, a través de un relato construido con diversas capas de significado, entre las que nos podemos desplazar gracias a los constantes juegos referenciales, que nos reenvían a otras ficciones para iluminar los sucesivos significados profundos de Westworld.

Continue reading

So far, so good 2016: The i.l.y’s – Scum With Boundaries

scumwithboundaries

Si el aspecto más previsible de la anunciada separación de Death Grips en 2015 acabó por ser su continuidad un año después con un nuevo disco y una extensa gira, la multiplicación —fragmentada— en una nueva banda, The i.l.y’s, formada por Zach Hill y Andy Morin, la parte instrumental de Death Grips, sí descolocó a sus seguidores. Lo más fácil fue pensar entonces el primer disco del duo, I’ve Always Been Good at True Love (2015), como una forma de canalizar el impulso rock que había sorprendido en algunas de las mejores canciones de Jenny Death (2015), aparecido poco tiempo antes. Un rápido álbum de apuntes de rock setentero, inclinado hacia el garaje pero interpretado con una evidente conciencia de los desarrollos posteriores de la música de guitarras, eso parecía ser todo. Continue reading

Tentempie: Western Culture’s End Talkin’ Blues

captura-de-pantalla-2016-10-14-a-las-20-53-17

 

¿Las oís? Son tan intensas que escapan de sus despachos y resuenan por las calles. Son las miradas de decepción que miles de críticos culturales e intelectuales lanzan primero al periódico o red social en que leyeron que el nuevo premio Nobel de literatura es Bob Dylan, después a la cosita que tenían escrita sobre Murakami, sobre Roth, y que daban ya, una u otra, por publicada en su medio habitual y que ahora deberá esperar en el cajón un año más. Si prestamos suficiente atención podemos oír también las largas zancadas de los pocos, los más avispados, que corren en busca de sus viejos discos de Dylan, para poder publicar este mismo fin de semana en algún suplemento cultural su valoración culta de esta vindicación de la canción popular, que ha sido —¿alguien lo dudaba?— su escuela sentimental y en este caso también política, trayendo de paso el recuerdo de algún cantante folk nacional para redondear su argumento. Continue reading