Dietario: “The Big Lebowski”, sátira política

TheBigLebowski

 

Parece fuera de duda que The Big Lebowsky (1998) debe ser contada entre las comedias de los hermanos Coen, sin dejar de ser por su estructura otra más de sus utilizaciones perversas de todos los tropos del noir. Pero al volver a verla no hay duda de que debería ser pensada también como una sátira política. Hace casi una década David Haglund se adentró con “Walter Sobchak, Neocon”, un artículo publicado en Slate, en una lectura política de la película. Pero por centrarse en exclusiva en el personaje interpretado por John Goodman dejaba escapar algunas de las lecturas posibles con mayor filo.

Recordemos que el espectador es introducido en la película a través de un narrador, el misterioso cowboy —el paradigma de los relatos míticos sobre lo Estados Unidos— que, por alguna razón que parece escapársenos, ha escogido por su ejemplaridad esta historia de la búsqueda por parte de “The Dude” de un reemplazo para su alfombra. ¿Nos está señalando al héroe que define la épica norteamericana de la década de los noventa? Porque en gran medida la película se construye como una “period movie”, que piensa la década de los noventa volviendo a su comienzo, a ese 1991 en que se está desarrollando la guerra del Golfo bajo la presidencia de George W. Bush, desde su cierre, como una conclusión que extiende en realidad el neoconservadurismo de los años ochenta.

Pese a su jipismo, Jeffrey Lebowski está durante toda la película rodeado de los prototípicos conservadores que dominaron la política norteamericana durante la década de los ochenta. Incluso su propia posición es equívoca, como nos recuerda la foto de Richard Nixon jugando a los bolos que cuelga en su casa, que no sabemos si se encuentra allí colgada por compartir ambos hobby o política. Menos dudas dejan las fotografías que el otro Jeffrey Lebowski cuelga en su casa, presentadas con orgullo por su secretario, en las que se le ve retratado junto a Nancy Reagan o Charlton Heston. Como señaló Haglund, Walter, uno de los amigos más cercanos de “The Dude” es un veterano de Vietnam obsesionado por el pasado americano, cuyo constante recurrir a la violencia como modo de resolver los problemas da constantes resultados desastrosos a lo largo de la película. Pero no hay que olvidar que Walter se presenta a sí mismo como judío, convertido para satisfacer a sus ex-esposa, que ahora lo utiliza, sin temor a humillarlo, para todo lo que necesita, relación en la que parece apuntar una lectura satírica de la relación privilegiada entre los gobiernos de Israel y el conservadurismo americano, dispuesto a seguirlos casi siempre a ciegas.

Pero el centro mismo de la sátira es sin duda el propio “Dude”, cuyo jipismo aparece ya sólo en sus cintas de los Creedence Clearwater Revival, su gusto por la marihuana y su relajado aspecto físico, mientras que carece de todo centro político y no duda en relacionarse o beneficiarse de forma más o menos parasitaria de los conservadores que lo rodean, quien sabe si movido sólo por esa desidia que lo define o si por puro cinismo. No se trata, por tanto, sólo de una sátira de la unión de dinero e imagen en el matrimonio Lebowski, o de la beligerancia internacional de Norteamérica a través de Walter, sino también del fracaso de una generación cuya autopublicitada revolución tuvo mucho de cosmético y, al final, de elección de una forma de vida personal en la que no había intención alguna de cambiar el país y la sociedad que los rodeaba. Quien sabe si volver a ver en el orden cronológico de sus relatos las películas de Ethan y Joel Coen nos ofrecería otro ángulo de la mejor filmografía reciente en los Estados Unidos: el de la lectura política del pasado inmediato de su país.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s